Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 octubre 2007

Copiando a beethoven

COPIANDO A BEETHOVEN * * *

Dirección:    Agnieszka Holland

Artistas:       Ed Harris,  Diane Kruger, Nicholas Jones.

Países:         USA, Reino Unido y Hungría

Año:            2006

Apta para todos

ARGUMENTO

La joven Anna Holtz, que tiene a penas 23 años,  estudia en el conservatorio de música y consigue una oportunidad para trabajar junto a Ludwig van Beethoven. Después de muchos rechazos y de ponerla a prueba el maestro la acepta como copista. Empieza entre ellos una relación profesional que cambiará la vida de ambos.

Aunque Beethoven era una persona de naturaleza gregaria y sociable, su creciente sordera y las angustias lo llevaron a aislarse cada vez más. La música que compuso durante aquella época, reflejo de su estado de ánimo, fue considerada demasiado seria por el público vienés.

Beethoven era muy desordenado. El siempre estaba pensando en la música y descuidaba todo lo demás, vivía lleno angustias y de falta de higiene, poseía un carácter agresivo y a la vez sentimental. Se enfurecía con facilidad y maltrataba a la gente. Muchas veces se mudaba da casa para escapar de las amas de llaves que no le inspiraban ninguna confianza. Siempre comprobaba las cuentas minuciosamente, porque sospechaba que le engañaban; sin embargo nunca sospecho de su propio sobrino, que era además el que le robaba. Le gustaba tomar un poco de vino tinto y salía de vez en cuando, pero su sordera le obligó a refugiarse en sí mismo cada vez más.

La novena sinfonía supuso uno de los regresos más apoteósicos que jamás haya hecho una estrella. Tras el éxito del estreno, con Viena de nuevo a sus pies, Beethoven empezó a escribir los últimos cuartetos de cuerda, un sonido nuevo y sorprendente que describió como puente hacia una forma totalmente nueva de música. En una de las escenas más reveladoras de la película, Beethoven explica a Anna que Dios no vive en las mentes ni en las almas de los hombres, sino en sus entrañas. Beethoven muere el 26 de marzo de 1827.

Para tener en cuenta en las sesiones de Cine-forum

  • Beethoven dominó el panorama cultural europeo del primer cuarto de siglo XIX. Componía según sus normas, no dependía de nadie, como era costumbre hasta entonces, no dependía de un trabajo a sueldo para la iglesia o familia real.
  • En la banda sonora hay música tocada con instrumentos de principio de siglo XIX.
  • Se destaca la vocación profesional de Anna Holtz. Ella  decía que Dios le había dado la oportunidad de trabajar con el maestro.  A pesar de los inconvenientes que encontraba en Beethoven: un hombre que se alteraba y que vivía en un tremendo desorden,  ella perseveraba en su trabajo y trataba de ayudarle para que sea más ordenado.
  • Beethoven decía que Dios le había dado cualidades para ser su instrumento con los demás seres humanos. La copista también entendía que su trabajo era voluntad de Dios.
  • ¿Porqué los grandes genios y los santos son, muchas veces, difíciles como personas?
  • Beethoven decía que su padre era un borracho. ¿qué hubiera sido de los genios si tienen un padre que les eduque y les forme bien? Se puede destacar siendo un gran genio en alguna especialidad sin destacar como buena persona, en cuanto a la conducta. Hoy también nos encontramos con gente que destaca y poseen un gran prestigio y sin embargo son soeces en sus expresiones y maltratan a la gente. Se dan el “lujo” de menospreciar a otros y hacerlos sufrir.
  • En la película se ve cómo la música es un instrumento de comunicación y de elevación del espíritu. Para esto es necesario que sea buena y de calidad.

Agradecemos sus comentarios

 

Read Full Post »

Una sombra al frente

Una sombra al frente

Director: Augusto Tamayo San Román

Artistas: Diego Bertie, Vanesa Saba

País:   Perú

Año:  2007

Mayores

Comentario de un sacerdote, primo hermano de Augusto Tamayo San Román, acerca de la película “Una sombra al frente” y de las criticas publicadas en los diarios y a través del Internet.

Prolegómenos

1. Escribo este comentario por las siguientes razones:

· La cercanía en estos dos últimos años a mi primo Augusto Tamayo San Román con quien he conversado tantos temas relacionados con nuestra familia y con la historia del Perú.

· La película está inspirada en una novela de mi tío Augusto Tamayo Vargas que recoge una parte de la vida de mi abuelo y por lo tanto de la historia familiar.

· Como sacerdote católico la gente me pregunta mi opinión sobre la película de mi primo, (como es lógico apuntan más a que les de un consejo sobre los aspectos morales de la ética cristiana).

2. La película la ví con mi familia antes del estreno y luego leí las críticas en los  diarios y a través del Internet.

3. Mi primo Augusto me advirtió (más de una vez) que la película no era una historia de la familia sino una creación suya basada en los datos históricos que recoge la novela “Una sola sombra al frente”. Con mucha delicadeza trataba de decirme que quizá podría no estar de acuerdo con algunas secuencias de la película. Agradezco mucho sus advertencias porque me ayudaron a situarme bien.

4. No soy crítico de cine ni especialista en la materia. No pretendo, ni me debo meter en los temas que no conozco porque no son de mi especialidad. Respeto mucho la película y a los entendidos que han hecho las críticas. Mi comentario es una opinión que toca distintos aspectos alrededor de la película que tal vez  ayude a  entenderla mejor. Quizá  ponga más énfasis en la historia de la película y sus repercusiones que en la película misma. De ésta solo diré, como cualquier espectador, lo que me gustó y lo que no me gustó, desde un punto de vista personal.

Comentario

La película “Una sombra al frente” de Augusto Tamayo San Román trasciende a la presentación y puesta en escena de la misma, porque es un proyecto ambicioso del director y guionista, que mira más allá de una competitividad comercial e incluso de los mismos premios.

Para empezar y poder entenderla, -según mi criterio-, habría que conocer la trayectoria y la elaboración conceptual del director. “Una sombra al frente” no es una película más que se suma a las anteriores o que compite con ellas, es consecuencia de un proceso de construcción donde se dan avances que surgen de las convicciones y también de las dudas. Las dudas le dan un tono respetuoso, sin disminuir las convicciones. Es un modo de entrar sin atropello ni arrogancia. Es un modo de entrar elegante que podría verse como una timidez o falta de aplomo, si se desconocen las intenciones de fondo. Los grandes personajes de la historia han caminado también con muchas dudas.

La presentación de AET tiene estas características que reflejan también la línea marcada por su creador. Hay que tener en cuenta que si bien la película se basa en hechos históricos y entrañablemente queridos por tratarse de la propia familia, es una película de ficción, una creación del propio director, que ha querido darle unos matices al protagonista principal y al desarrollo de toda la obra.

Hay que destacar, y esto nadie lo puede dudar, el trabajo que ha costado la realización de esta película. Es difícil encontrar, al menos yo no conozco otra película peruana similar, donde se cuiden los detalles en los cuadros de la época. Me hizo recordar a Zeffirelli en “Jesús de Nazareth”. Las tomas de la selva son nítidas, hay muy buenos paisajes. Quizá faltaba un poco más de movimiento como en “Apocalipto” de Mel Gibson. Sin embargo esas escenas están bien trabajadas y captan el interés del espectador, aunque no estén al alcance los efectos especiales de una tecnología moderna.

Fui con ilusión a verla, con las advertencias que me habían hecho. Quise ver la creatividad de la ficción, sin tener demasiado en cuenta los datos de la historia familiar. Estando en el cine al lado de mi familia era muy difícil no estar al tanto de  la historia real. Las mismas escenas que se iban presentando traían los interrogantes (¿y ese es el tío,,,? ..y ¿dónde está la abuela?), eran inevitables las preguntas que nos hacíamos mirando la pantalla. Estaba interesante, además sentía que iba creciendo en mi el interés histórico. Pienso que a los demás espectadores les podría ocurrir lo mismo. Las cosas que empiezan a sonar con la ficción y tienen una verosimilitud, dejan canales abiertos para que crezca un interés por lo real, que además, en este caso, reflejaban valores de trascendencia nacional y por lo tanto eran también históricos.

Sin embargo, en mi opinión “Una sombra al frente” con sus connotaciones históricas no es, una obra terminada en sí misma. Es más bien como un inicio o un “aperitivo” que motiva, y por eso uno quiere más. Tanto en las escenas de la selva como en las de la Lima antigua que encantan y cautivan, uno se queda con deseos de más. Pienso que el director ha dejado unos hilos sueltos para continuarlos más tarde con otros proyectos.

Historia y creación son, a mi entender, dos metas constantes del director. Por un lado desea estrechar las distancias entre el pasado y el futuro, y por el otro nos pide permiso para crear y  buscar lugares acertados para transmitirlos luego con arte.  Nos pide que vayamos entendiendo poco a poco el arte de su creación.  Es un camino difícil para él por las características de la época actual  y más difícil  para quien observa su obra atendiendo sólo al producto acabado o se apresura a ir a los manuales para ver si encaja.

La valoración de un director de cine peruano que busca los orígenes con ahínco y sin desánimos y que se ve reflejada en sus últimas películas, es un dato importante que no se puede soslayar. Hay una riqueza de conceptualización que proviene del estudio y la investigación y que está unida también a sentimientos profundos. Es un proyecto personal que tiene una originalidad específica.  En esto también hay mérito y hay que considerarlo.

El arte de la comunicación

En cuanto al arte, habría que recordar que no es lo mismo Shakespeare que un extraordinario profesor de Literatura. El genio y artista tiene un valor que difícilmente  puede alcanzar el erudito. El arte es la “recta ratio factibilium” la “recta razón de la producción de las cosas”, donde intervienen la estética, la intencionalidad, la capacidad de transmitir y la finalidad de las cosas.  Aunque puedan hacerse distintas lecturas de una obra, el autor o el creador ha hecho su obra con una intencionalidad y ésta responderá también a la realidad de las cosas.

En “Una sombra al frente” hay muchos elementos interesantes (ingredientes de calidad) y una genialidad (revivir el pasado para rescatar valores y transmitirlos al presente), un intento que otros directores no han hecho. Hay una capacidad indiscutible y una intencionalidad que vamos descubriendo (también con la trayectoria del director).

Max Scheller, el padre de la Axiología, decía que los hombres hacemos nuestras valoraciones de acuerdo a nuestros conocimientos y a nuestra subjetividad, pero había que atender a la finalidad de la objetividad de las cosas, que es en definitiva la verdad, y ponía como ejemplo  a 4 hombres de distinta procedencia que al contemplar la Catedral de Colonia daban sus apreciaciones: el alemán decía que era un monumento construido para la gloria Alemania, el arquitecto afirmaba que era una obra de arte colosal, el comunista la criticaba diciendo que era un monumento más del imperialismo y un insulto para los pobres y al final, el católico afirmaba que era una obra hecha con el amor de los hombres para la gloria de Dios.

Se preguntaba Max Scheller  sobre quién tendría la mejor apreciación y decía que el último porque esa era la finalidad de la catedral y además, esta  apreciación tendría unas connotaciones de amor más apropiadas para acertar en el juicio, como se ve por la lógica. Decir que la del católico era la más acertada no disminuía la valoración que pudieran hacer los otros, cada uno en su campo.

La apreciación del arte lleva también consigo el descubrimiento o el entendimiento de la intencionalidad en un cuadro de realismo. El artista no puede dejar de lado la objetividad de la verdad que se impone sola.  También es necesario, por parte del espectador, una apertura, una honradez y una amplitud de miras para darse cuenta de lo que tiene por delante, de lo que se busca con lo que se le está enseñando y de cómo deben ser las cosas de acuerdo con la realidad.  Por eso al ver las obras muchas veces los espectadores suelen decir: “debería ser” Esto último es inevitable, está arraigado en la antropología del ser humano. A veces pensamos que son sólo puntos de vista subjetivos y no valoraciones de realidades objetivas. Pueden haber aciertos o errores en las apreciaciones pero todos tendemos hacia la verdad que ya está dada. Luego el hombre, con libertad, podrá aceptar o no la obra que se le entrega.

Las obras en definitiva, son los productos de las personas. Las personas quieren transmitir algo con sus obras. El artista destacará con su talento en esa transmisión pero sin olvidar lo que son las cosas. El espectador que aprecia la obra también va descubriendo qué cosa es lo que busca o hacia dónde apunta el autor. Puede juntarse al a él si es persuadido, para buscar o descubrir juntos en la dirección que le está señalando. Algunas veces será lanzarse a una aventura motivada por el mismo autor que inspira confianza. El autor o director es un líder que arrastra. Tiene su gente. Por eso no debería salirse de un marco realista donde se afirma, con honestidad, lo que son las cosas.

En el caso del cine es muy importante lo que quiere el director y cómo consigue que los artistas transmitan lo que él quiere. Hay una suerte de “dictadura” aceptada por los artistas que quieren identificarse con el  papel que  el director le entrega. Se consigue  una unidad de comunicación muy entrañable (suele crearse entre ellos un ambiente como muy familiar) para que los artistas también puedan comunicar lo que realmente se debe comunicar. El mejor artista es el que comunica mejor lo que se debe transmitir. El director debe ser un gran comunicador y un gran ejecutor; también artista.

El valor de los cánones y las normas

En la historia de la Iglesia, que ha estado siempre muy ligada a la cultura, aunque en ocasiones se ha querido desvincularla, se ha distinguido bien entre los artistas de la liturgia y los otros artistas que han intervenido con su creación tomando elementos de la religión. Los primeros son los que la Iglesia forma para que puedan transmitir a través del arte las verdades trascendentales de la religión. Son personas que con su amor a Dios y siguiendo unos cánones (normas) de la liturgia mueven a las personas con el arte para que se acerquen más a Dios. Por ejemplo el canto Gregoriano o los Iconos Bizantinos que se multiplicaron en las iglesias orientales.  Son artistas dirigidos. Ellos logran una unidad de comunicación con los que dirigen y con todos los que aprecian el arte, que es un vehículo de comunicación de los temas que los unen.

Al mismo tiempo han existido otros artistas que han hecho sus obras al margen de los cánones de la Iglesias. Unos han sido aceptados y otros no. A estos últimos se les deja fuera cuando su obra desvirtúa la finalidad. No se puede aceptar como arte algo que vaya contra ciertas normas o parámetros establecidos para que se cumpla una finalidad, o algo que vaya directamente contra la propia finalidad.

He traído a colación estos requerimientos de la Iglesia porque paralelamente en el cine hay una suerte de liturgia y aunque se diga que se respeta la libertad de todos, existen lógicamente unos parámetros, una normatividad y esta está marcada fundamentalmente por la idea o la creación y ésta a su vez debe regirse dentro de unos cánones, que aunque son más generales, no permiten un desquiciamiento. No van contra la libertad.

La realidad de las cosas determina también la idoneidad de los medios. Se deben emplear los mejores medios, allí está el arte, en la calidad de los medios para transmitir algo. Son capacidades que se despliegan con mil matices: persuasión, sentimientos, pasiones,  deseos, ilusiones, criterios, ideología. El artista tiene que tocar las cuerdas en las notas precisas y en momento adecuado siguiendo la dirección de la batuta.

También se puede hablar del arte en el deporte cuando un equipo, además de ganar, ofrece un bello espectáculo que hace vibrar a la gente. Siempre hay un director (entrenador). Hay también partidos que se juegan con las mejores estrellas y no logran entusiasmar a la gente. Están en la mejor cancha, con los jugadores más caros del mundo, con el público a favor, pero ese día no salieron las cosas, aunque se pudo haber ganado. No se perdió pero no vimos  un espectáculo de goles.  Es solo un partido y no tiene mayor importancia.

Con el cine pasa algo parecido, pueden estar todos los ingredientes pero faltó el “ángel” con alguna película determinada. Esta ausencia del impacto deseado no resta la calidad y el valor del trabajo realizado ni el mérito de los artistas. Son coyunturas formadas por elementos que se juntan en unas circunstancias determinadas por apreciaciones subjetivas que también tienen un valor y que ayudan a encontrar mejores formas de transmitir y a conocer mejor las valoraciones de otros.  Vienen bien y se agradecen.

Aunque también conviene recordar que no necesariamente las películas más exitosas desde el punto de vista del impacto (o las más taquilleras) son las mejores o las que más influyen en la sociedad. Quizá estamos acostumbrados a darle un valor un poco elevado al rating o a las estadísticas. Existen   películas que sin ningún impacto comercial y con una carga de críticas encima, han sido exitosas para el bien de la sociedad. El ir contracorriente también es un signo de audacia para lograr los ascensos de los valores perdidos.

Otras veces parece que estuviera en vigencia el refrán de que “nadie es profeta en su tierra”. Algunos artistas han tenido más éxito y más acogida en el extranjero que en el Perú.  Yo creo que son excepciones que confirman la regla. Nunca faltará el juego sucio de la envidia que también entra a formar parte en los condicionamientos humanos. Son cosas que muchas veces no podemos evitar.

“Una sombra al frente” es, como decía Augusto Tamayo, una película  de ficción basada en datos históricos y familiares. Puede gustar o no.  Cada uno tendrá su opinión al respecto. Yo prefiero ver películas históricas que de ficción, pero no puedo negar que “Una sombra al frente” motiva el conocimiento de la historia, y es porque su director tiene pasión por la historia y quiere entrar en las distintas épocas con profundidad y detalle. Ojalá reafirme esa vocación suya que es necesaria para el cine peruano.

En cuanto a los aspectos morales hay que rescatar las virtudes de AET que refleja Diego Bertie en la película. Se percibe la tesón y audacia de un ingeniero empeñado en la construcción de carreteras y en las comunicaciones, con un gran amor a su país. Se ve también el hombre dubitativo que le cuesta decidir, algo rígido y duro en algunas expresiones. Se esconde en esta conducta una responsabilidad que lleva como encargo bien grabada en el fondo de su alma. La película tiene la clave pedagógica de la reiteración. Me recuerda a miss Sullivan educando a Helen Keller en la maravillosa película “La maestra milagrosa” donde hay reiteraciones hasta el hartazgo.

Hay películas muy buenas y otras que son muy malas. Las películas perfectas no existen. Por lo dicho anteriormente considero que “Una sombra al frente” es una película buena. Las películas buenas también tienen defectos, como las personas. Lo que se considera defectuoso no suele gustar. Los que escriben las criticas han señalado los defectos que creen ver en la película, los espectadores pueden ver otras cosas. Para mi lo único defectuoso (que quizá ahora ningún crítico menciona) son las escenas eróticas, son escasas pero no me parecen acertadas. Quitaría los desnudos que más que ayudar le quitan fuerza a la película. Vemos que esto sucede con las películas que cargan las tintas por allí. Con ésta no ocurre eso, pero, según mi opinión, esas escenas están demás. Un hombre no demuestra sus virtudes acostándose sin más con una mujer, serían más bien unas debilidades que no es correcto mostrarlas. El cine en general debería redescubrir la virtud del pudor. Es una virtud que guarda lo íntimo y no lo pone a la vista de todos. Es también una decisión de vivir correctamente sin utilizar a las personas para tener un placer. Es en definitiva lo que nos enseña la moral católica, que no ha pasado de moda y es otro valor importante que se debería rescatar, a mi entender.

Pienso que las películas de Augusto Tamayo están bien encaminadas para lograr un cine de calidad en el Perú con un influjo grande en otros países del mundo. Reitero mi felicitación por “Una sombra al frente” y le deseo muchos éxitos en el futuro.

Quisiera terminar este comentario con unas palabras del Papa Benedicto XVI que anima a los cineastas para que filmen lo inefable.  El Papa invita a quienes trabajan en el campo de la cinematografía a “desarrollar un cine de calidad que, evitando aspectos tantas veces reductivos, proponga valores universales y os de convivencia ciudadana que favorezcan también el diálogo entre los pueblos y una cultura de paz… Es importante recuperar, o incluso crear, nuevos lenguajes expresivos capaces de manifestar esa dimensión profunda y trascendente de la existencia humana…”

Manuel Tamayo

Read Full Post »

Mr.Holland’Opus

MR. HOLLAND’OPUS * * * * *

Director: Stephen R. Herek
Artistas: Richar Dreyfuss
Ambientación: Desde 1964 al 1995
País: USA
Año:1995

Argumento

El profesor Holland llega a un High School de USA para enseñar la asignatura de “apreciación musical”. En cuentra en los alumnos un ambiente adverso de indiferencia y los docentes, con ecepción de algunos, tampoco le tienen en cuenta. Ve difícil educar a sus alumnos y se desfoga en su casa con su mujer a quien la quiere mucho. Con el apoyo de ella y de algunos amigos sigue adelante y lucha con tenacidad para obtener éxitos. El busca hacer su trabajo lo mejor posible para ganar dinero y luego dedicarse a su música. Las cosas van cambiando poco a poco por el embarazo de su mujer y al ver que sus alumnos empiezan a responder. Descubre que la vida se disfruta más cuando hay un trato humano más directo.

Acabará siendo el favorito de sus alumnos. La película empieza el año 1964, al poco tiempo del asesinato de Kenedy (aparecen con frecuencia pasajes de la historia de USA. También va a tener mucha importancia la muerte de John Lenon). Gracias a su tenacidad y acercamiento a la gente consigue el éxito de algunos alumnos en el campo artístico. La película se desarrolla a lo largo de 30 años (hasta el 95). En la vida familiar se observan sobresaltos. Le alegra mucho el nacimiento de su hijo y le entristece mucho cuando descubre que era sordo. Descuida un poco a su familia porque el trabajo le estaba saliendo bien y le dedica más tiempo. La familia le protesta y el hijo en un momento le hace ver que no le estaba atendiendo a él. El profesor reflexiona y cambia de actitud. Le empieza a dedicar más tiempo a su hijo y lo incorpora a su trabajo. Más tarde el Colegio decide sus pender la asignatura de música y por lo tanto el profesor quedaría en la calle. Pero resulta que la gobernadora del lugar, que había sido alumna suya, decide volver a er el curso de música como asignatura importante en el colegio. Es allí cuando recibe un homenaje y le hacen ver que su verdadera sinfonía son sus alumnos y lo que había conseguido con ellos. Aparece en el homenaje una orquesta integrada por los alumnos de diversas promociones, desde los años 84 hasta el 95.

Todos agradecidos por la entrega de su maestro.

Aspectos a tener en cuenta en el Cine-forum.

Es una película muy positiva de muchos valores. El argumento se va armando poco a poco y cada vez se hace más interesante. Lo más impactante está al final.
Es la historia de un hombre muy bueno que, como todos, quiere hacer su música y ganarse lavida.
Las cosas se le presentan difíciles y complicadas. Pero el muestra siempre su responsabilidad. Pudo haber abandonado sus tareas, con justas razones, pero él sigue adelante con empeño. Pudo ser infiel cuando se le presentaron oportunidades de éxito y de ganar más dinero, pero él reflexiona y es fiel a su mujer y a sus alumnos en el trabajo. Descuidó un poco la atención de su familia por haberse excedido en el trabajo pero sabe rectificar y se gana a todos. Es un personaje que trabaja en muchos frentes, que tiene hombría de bien y se gana el cariño de todos. Consigue con su conducta: estar muy unido a su familia, logros increíbles en chicos que nadie los quería por su escasa capacidad, la unidad de todo el colegio (alumnos y profesores) a través del empeño en el amor a la música.

Saber armonizar la música clásica con la moderna. Lo que buscaba era que la gente amara a la música, que hicieran las cosas bien y que sean buenas personas.

Apta para todos los públicos

Read Full Post »